La Overwatch League aspira a ser la cúspide de las competiciones de esports profesionales en todo el mundo. Como tal, es fundamental que las normas de la liga sean claras, completas y accesibles. Desde el comienzo de la liga, los equipos y los jugadores han tenido a su disposición las normas oficiales de la Overwatch League, y se espera que las conozcan y las cumplan.

Las normas oficiales de la Overwatch League incluyen un código de conducta detallado que todos los jugadores, mánager de los equipos y propietarios deben seguir. El código de conducta está diseñado para garantizar la integridad del juego; proteger la imagen pública de la liga, sus jugadores, equipos y propietarios; y proporcionar un entorno de juego competitivo sin acoso ni discriminación.

Cuando la dirección de la liga detecta cualquier posible infracción de las normas oficiales o del código de conducta, investigamos y compartimos nuestros hallazgos con los individuos y equipos involucrados. Dichos individuos tienen la oportunidad de presentar pruebas y contextualizar sus acciones para que la dirección de la liga lo tenga en cuenta a la hora de determinar la resolución disciplinaria.

Estamos muy agradecidos por el apoyo que nos proporcionan los miembros, propietarios y fans de los equipos de la Overwatch League a medida que seguimos desarrollando una auténtica liga global, profesional e inclusiva.