«Economía de las definitivas» es un término que suelen utilizar los comentaristas y analistas para describir lo bien que los equipos gestionan sus definitivas. No hay ninguna economía física en Overwatch (fallar Seísmo no cuesta dinero, tan solo posibilidades), pero aprovechar las definitivas puede significar la diferencia entre la victoria y la derrota.

Overwatch es un juego complejo y vertiginoso, con abundancia de elementos estratégicos. En esta serie de artículos se explican algunos términos y conceptos comunes que se usan todas las semanas en la mesa de analistas de la Overwatch League para que los nuevos aficionados puedan seguir toda la acción.

Artículos anteriores: dive, peel, vanguardia y retaguardia, poke, picks y escalonamiento.

Elegir el mejor momento de lanzar las definitivas es una habilidad en sí. Siempre es mejor usar menos definitivas en una misma pelea de equipo porque pueden guardarse para la siguiente, pero si los jugadores son demasiado tacaños con la Q, corren el riesgo de perder la pelea. Es un equilibrio delicado para ellos: deben tratar de predecir el resultado posible de una pelea e inclinarlo a su favor sin desperdiciar definitivas ni usar demasiado pocas.

Si el equipo tiene una buena economía de definitivas, puede generar empuje. Si solo usan una definitiva importante para avanzar (por ejemplo, Bomba de gravedad), pueden usar Trascendencia de Zenyatta para ganar la siguiente pelea de equipo. Para cuando se hayan quedado sin definitivas, es probable que Zarya vuelva a tener la suya. Esta paciencia premeditada con el uso de las definitivas, sobre todo al escalonar a los enemigos, puede ser lo que necesitan para mantener el impulso y lograr la victoria en las partidas. Es difícil ganar todas las peleas con menos definitivas, ¡pero por eso precisamente se trata de una habilidad!

Algunas definitivas pueden utilizarse en beneficio de la economía del equipo. Por ejemplo, Nanoestimulantes de Ana aumenta el daño de un jugador, así que, aunque la francotiradora tenga que volver a cargar la definitiva, el jugador que la ha recibido puede cargar la suya más rápido mientras dure Nanoestimulantes gracias al daño adicional. Cuando Zarya o Genji reciben los efectos de Nanoestimulantes, pueden conseguir el 20 % que les falta para cargar Bomba de gravedad y Hoja del dragón, grandes definitivas que pueden inclinar la balanza a su favor en una pelea de equipo.

Un empujoncito

Usar una definitiva para ganar tiempo o brindar la oportunidad de que se carguen otras se conoce como «refuerzo». La definitiva inicial se invierte en facilitar la carga de otras más importantes.

Cuando se intenta encontrar el delicado equilibrio con respecto a la cantidad de definitivas, suele ser mejor dejarse de cautelas y usarlas para asegurarse la victoria. En cambio, invertir varias definitivas en una pelea de equipo y perderla es el peor de los escenarios. Esto obliga a esperar varios minutos mientras se las definitivas cargan y corre el reloj.

Con muchas composiciones, sigue siendo posible ganar peleas de equipo sin definitivas, aunque la probabilidad es menor. Es fundamental crear una ventaja de definitivas para avances que son más importantes o factibles. Los equipos profesionales atacarán de forma intencionada sin usar las definitivas para provocar que el enemigo use las suyas para defenderse. Esta estrategia hace que el siguiente avance sea más favorable para el ataque.

Un ejemplo común que podéis ver a continuación: los equipos suelen centrarse en Zenyatta en un avance o jugada para obligarlo a usar Trascendencia. Luego se retiran y preparan una segunda pelea sin la preocupación de que el equipo enemigo pueda contrarrestarla con esa definitiva de sanación.

Sideshow colabora todas las semanas en la mesa de análisis de la Overwatch League, y también podéis seguirlo en Twitter y YouTube.