Esta es la semana de «Maniobras de fin de partida» de Overwatch, que cierra la serie de contenido educativo multifranquicia que anteriormente incluyó la semana de «Movimientos iniciales» y la semana de «Maniobras de mitad de partida». En esta ocasión nos centramos en los trascendentales compases finales de cada mapa o partida, que suelen marcar la diferencia entre la victoria o la derrota. Hemos explicado el «C9», analizado las cifras del tiempo extra, desglosado una pelea de equipo final y ofrecido consejos para completar mapas de escolta. Hoy cerramos el círculo con los detalles de una proeza defensiva impresionante: la defensa perfecta.

En un encuentro de la Overwatch League nunca faltan los momentos emocionantes ni las jugadas espectaculares. Con los mejores jugadores del mundo es fácil compilar vídeos de grandes jugadas con asaltos osados y ataques desesperados. Pero suele decirse que la mejor defensa siempre bate a un buen ataque y, en Overwatch, ese concepto aporta una emoción muy especial: la defensa perfecta es una proeza tan increíblemente difícil como impresionante que, en ocasiones, tiene la capacidad de cambiar por sí sola la tendencia de la partida, reforzar la moral de quien la ejecuta y decantar un encuentro entero en un sentido.

Maniobras de fin de partida: la línea de meta

Completar mapas de escolta es complicado, pero las estrategias de control y asalto pueden ayudar.

¿Cómo se consigue una defensa perfecta en un mapa de asalto como Hanamura o Templo de Anubis? Aunque en un enfrentamiento se ven los resultados, lo cierto es que primero hay que dominar la teoría. Los entrenadores y analistas se pasan horas estudiando duelos y mapas para ver cuándo se debe plantear una defensa perfecta, y Justin «Jayne» Conroy, primer entrenador de Canadá en la Overwatch World Cup de 2018 y segundo entrenador de los Dallas Fuel, está familiarizado con el proceso.

Para empezar, según él, los equipos no planean por anticipado una defensa perfecta. En muchos mapas se opta por demorar el desenlace desde el principio mientras se va por delante en la importantísima economía de las definitivas, con la intención de luchar más adelante. «Preparar una defensa perfecta por anticipado es arriesgado porque el contrario reaparece más cerca que tú —explica—. Todo el mundo piensa que el punto B es el más importante, así que se suele plantear la defensa teniendo eso en cuenta».

Pero cuando los equipos necesitan recurrir a ella, la defensa perfecta depende de unas cuantas claves. E incluso las mejores defensas de la Overwatch League precisan del ataque para funcionar.

«Una defensa perfecta no implica el uso de una composición de tortuga. Hay que impedir las peleas de equipo, lo que significa que no puedes dejar que el rival se prepare —añade Conroy—. En Hanamura, por ejemplo, te colocas en el primer cuello de botella y controlas la ventana; de este modo, el rival tiene que ganar la pelea de equipo en el primer punto. Hay que evitar que los francotiradores se instalen en el cuello de botella y conseguir asesinatos individuales para sembrar el caos».

La estrategia les ha ido bien a los Fuel, quienes, la temporada pasada, la utilizaron en la segunda semana de la cuarta fase para anular a los Philadelphia Fusion y no dejarles anotar en Hanamura. Con Reinhardt defendiendo la puerta y D.Va bloqueando la ventana, los Fuel abrieron hueco a la Widowmaker de Timo «Taimou» Kettunen para conseguir picks.

Conroy destaca otro par de héroes que funcionan bien en una defensa perfecta: la combinación de proyectiles y minas de Junkrat dificulta los asaltos enemigos, mientras que Orisa puede usar barreras para proteger al equipo a la vez que utiliza ¡Alto! para ponerle el enemigo en bandeja a Widowmaker.

«El equipo que consigue el primer pick en peleas de equipo gana el 70 % de las veces —afirma Conroy—. Cuando defiendes un punto, el intercambio de bajas no va bien porque ellos reaparecen más cerca que tú, pero si no consiguen montar una pelea de equipo, hay bastantes opciones de victoria».

Formar el equipo adecuado, controlar los ángulos clave y evitar las peleas a gran escala. Las claves de la defensa perfecta son fáciles de entender pero difíciles de llevar a cabo, con lo que impresiona y emociona cuando un equipo consigue ejecutarla en la Overwatch League.