Nunca es fácil romper una racha de derrotas: incluso el competidor más avezado puede verse en problemas para recuperarse de un bucle del que no parece haber salida.

Este obstáculo es particularmente difícil de superar para un equipo nuevo con una plantilla variopinta y en la que, encima, se encuentran varios de los jugadores más jóvenes de la liga. Los Guangzhou Charge comenzaron la tercera semana de la segunda fase con una perspectiva muy negativa, ya que estuvieron a punto de marcar la racha más larga de derrotas en mapas. Lograron evitarlo al imponerse en dos mapas contra los Hangzhou Spark y consiguieron su primera victoria de la fase esa misma semana en una serie de reñidas partidas contra los Atlanta Reign.

El capitán del equipo, Jeong-Yeon «Chara» Kim, tiene claro que aquella victoria les dio un respiro, y el hecho de que fuesen capaces de recuperarse a pesar de la racha de derrotas fue una muestra de la madurez y la fortaleza mental del equipo.

«La racha de derrotas fue muy dura para los jugadores y entrenadores, pero siempre nos reunimos y charlamos para compartir dudas, problemas y soluciones —explica—. Siempre decimos que nunca nos vamos a rendir. Así fue como nos animamos y conseguimos superar la racha de derrotas».

Con solo 20 años, Chara es uno de los jugadores más mayores de la plantilla de los Charge, ya que la media de edad del equipo ronda los 18. Este hecho lo ha convertido en el líder de facto de los demás jugadores, sobre todo de los coreanos, a los que llama «hermanos pequeños».

Es modesto en cuanto a sus contribuciones al equipo y justifica la mentalidad del equipo por el respeto mutuo que se ha forjado entre los jugadores.

«Puede que yo sea el capitán, pero no creo que eso influya demasiado. Como soy mayor, los demás jugadores me prestan más más atención —cuenta—. No es tan complicado liderar el equipo. Lo más importante es que los jugadores se ayuden y se respeten».

Ejercer de líder en una plantilla llena de jugadores jóvenes que hablan idiomas distintos plantea unos desafíos muy particulares, pero Chara cuenta con la suficiente experiencia profesional como para encargarse. Comenzó su andadura a principios de 2017 como miembro del equipo coreano Meta Bellum y lideró al equipo en dos temporadas de torneos clasificatorios para la OGN APEX, el torneo de Overwatch más prestigioso en Corea por aquel entonces. Al final, el equipo se clasificó para la temporada 4 de la APEX, pero no logró pasar de la fase de grupos y descendió.

A pesar de los malos resultados en la APEX, Meta Bellum se reagrupó y llegó hasta las semifinales durante la primera y la segunda temporada de Contenders de Corea gracias al constante liderazgo de Chara. Fue el capitán de Meta Bellum durante casi dos años hasta que fichó por los Guangzhou Charge junto a sus compañeros de equipo Jeong-Woo «Happy» Lee, Seung-Pyo «Rio» Oh y Won-Jae «Rise» Lee.

La experiencia de Chara como líder lo ha preparado para asumir la función de capitán en los Charge, pero aún tiene que lidiar con la barrera del idioma entre algunos miembros, uno de los mayores problemas que arrastra el equipo.

«Somos un equipo internacional compuesto por personas que hablan chino, inglés y coreano —explica—. Por el momento, tenemos que hablar en inglés, así que estoy estudiando mucho y aprendiendo más».

Puede que la racha de derrotas supusiese un revés para los Charge, sobre todo después de que ya se hubiesen perdido las eliminatorias de la primera fase por los pelos, pero Chara es consciente de que se trata de una maratón y no de una contrarreloj. Tiene la mirada fija en el desarrollo a largo plazo para componer un equipo de éxito desde los cimientos en lugar de buscar atajos.

«Está claro que es importante cosechar buenos resultados y mostrar buen rendimiento en el juego, pero lo fundamental para nosotros es crear una base, una cultura de equipo y mejorar la comunicación —cuenta—. Por eso debemos centrarnos en estos aspectos, para que, en un futuro, podamos rendir mejor».

Eso sí, no todo son quebraderos de cabeza y responsabilidades para Chara: formar parte de la Overwatch League le ha dado la oportunidad de vivir en un país distinto, algo que agradece profundamente.

«Me gusta viajar y visitar otros lugares y, ahora que estoy en la Overwatch League, me he acostumbrado a ello y me lo estoy pasando en grande», comenta.

Los Guangzhou han dejado escapar la segunda oportunidad de participar en unas eliminatorias de fase, pero Chara opina que este paréntesis puede ayudarles más de lo que imaginan. Antes del comienzo de la temporada, publicó un tuit en el que decía que quería hacer nuevos amigos. Por desgracia, la ubicación del equipo y su apretada agenda han complicado esa búsqueda.

«Quería hacer amigos y, de hecho, lo intenté, pero vivimos alejados de la ciudad y solo tenemos a los vecinos cerca —cuenta Chara con timidez—. Tengo ganas de que lleguen las vacaciones o un descanso para volver a intentarlo».

Especifica qué tipo de amigos busca: «Quiero amigos que no estén en la Overwatch League ni sean jugadores profesionales. ¡Amigos normales!».

Ahora que se ha quitado de encima la presión de la racha de derrotas y se acerca un valioso descanso, Chara está decidido a aprovecharlo y está preparado para ponerse a las riendas de los Charge y guiarlos hacia un futuro prometedor en la segunda mitad de la temporada.

«Entre los mejores equipos de la liga, hay muchos jugadores de apoyo conocidos, y yo quiero ser uno de ellos —sentencia—. Cuando la gente hable de los mejores jugadores de apoyo, quiero que se acuerden de mí».