La alegría de la victoria puede manifestarse de muchas maneras. Puede ser el salto mortal que hizo uno de los jugadores de los San Francisco Shock cuando se dirigía a saludar a unos Vancouver Titans que —por fin— habían mordido el polvo. Puede reflejarse en las lágrimas de orgullo del primer entrenador Da-Hee «Crusty» Park mientras abrazaba a sus compañeros tras la victoria. Puede verse en el momento en que el tanque polivalente Hyo-Bin «ChoiHyoBin» Choi estuvo a punto de perder las gafas durante el caos de la celebración inicial, cuando escapó del abrazo para evitar que se le cayesen. Puede ser el momento en el que el mejor jugador del encuentro, Min-Ki «Viol2t» Park, se tropezó con el tanque principal Matthew «Super» DeLisi tras la foto de grupo para acabar despatarrados por el suelo, riéndose a carcajadas y emocionados por su victoria.

El domingo en el Blizzard Arena Los Angeles, los Shock culminaron una fase tan excepcional como impensable al imponerse por 4-2 a los anteriores campeones de fase. A lo largo de las seis semanas anteriores, convirtieron el desastre de la final de la primera fase en un registro perfecto en 28 mapas y una actuación abrumadora en las eliminatorias. Una derrota dolorosa suele ser el catalizador de triunfos más satisfactorios, y los jóvenes prodigios de los San Francisco se han visto recompensados con creces.

La historia reciente entre estos dos equipos dota de mayor significación al encuentro. El domingo, tras el quinto mapa, los Shock se encontraban en una situación similar a la de la final de la primera fase: 3-2 ante los Titans, un equipo que parece coger fuerza cuanta más presión siente.

Sin embargo, esta vez los Shock sabían a lo que se enfrentaban.

«La última vez, creo que nos relajamos y no hicimos lo que debíamos —explica Super—. Pero esta vez, es probable que la mitad de las cosas que dije tras el quinto mapa fueran "no aflojéis, no hagáis lo mismo que la última vez"».

Y no lo hicieron. Los Shock terminaron el encuentro con estilo en el sexto mapa, Blizzard World, en el que aprovecharon las jugadas decisivas para no perder impulso. No fue una partida perfecta, pero incluso con un par de definitivas fallidas, supieron confiar los unos en los otros para sobrevivir, resistir en los combates y, al final, doblegar a los Titans.

En el momento justo, @super_OW. #OWL2019. No sé qué otra cosa estáis haciendo en lugar de ver esto. ¡Esta partida es una locura!

No sabemos si a los Vancouver los cogió por sorpresa la nueva madurez de los Shock o si se vieron afectados por sus propias carencias ese día, pero lo cierto es que no demostraron la confianza descomunal de costumbre y exhibieron cierta indecisión, sobre todo en las peleas de equipo: la incapacidad de sacar el máximo provecho a las Bombas de gravedad de Min-Soo «SeoMinSoo» Seo o a los Seísmos de Sang-Beom «Bumper» Park fue una desviación importante de su implacable estilo de juego habitual.

El hecho de obligar a los Titans a apartarse de su estrategia, aunque fuese un poco, fue una gran victoria mental para los Shock. «Eso nos demostró que nos tenían miedo y comprendimos que, para ganar, solo teníamos que seguir dándolo todo», afirma Super.

«Hubo un montón de errores que no solemos cometer —admite el apoyo de los Titans Seong-Jun «SLIME» Lee—. No fuimos capaces de ejecutar nuestras estrategias». La derrota marca el final de una racha de victorias fabulosa que comenzó el 21 de julio de 2018, cuando la mayoría de la plantilla aún pertenecía al equipo coreano RunAway.

Bumper reflexiona sobre el final de una era única de dominación que se ha prolongado a lo lago de dos grandes ligas con dos entidades diferentes, y nos deja estas palabras: «Me hace muy feliz que hayamos logrado una racha tan larga».

¿Dónde está Bumper? ¡Aquí está! #Fuerzadedanaturaleza #OWL2019

Tan solo 12 horas antes de la fatídica cita de los Vancouver, el equipo actual de RunAway (vigentes campeones por méritos propios) perdió sorprendentemente la semifinal de Contenders de Corea contra O2 Blast. El extraordinario jugador de O2 que lideró al equipo en esta victoria, Sang-Hoon «Kaiser» Ryu, jugó en su día como tanque en RunAway. Bumper no es el sucesor inmediato de Kaiser, pero sí el más destacado y cuenta con un carisma similar. Los resultados del domingo son un recordatorio de que la mitología de los Titans, más que la de cualquier otro grupo de jugadores de la Overwatch League, está muy arraigada.

Aunque el pasado aún no lo es del todo, el futuro ya está llamando a la puerta con los colores de una mañana en la que el sol se asoma entre el cielo nublado de la zona de la Bahía. Los Shock tienen sus propias historias; no en vano son una plantilla de fenómenos y estrellas tardías, codiciados y descartados, fundidos en un alborotado núcleo de alegría al que adora el público. La derrota en la primera fase fue frustrante porque el equipo se quedó a las puertas, pero la experiencia también les proporcionó la confianza que necesitaban para hacer todo lo que han hecho en la segunda.

«Para mí, la última vez éramos mejores que ellos, pero, en esta ocasión, estoy convencido de que éramos mucho mejores», dice el DPS de los Shock Dong-Jun «Rascal» Kim.

Ha habido grandes rivalidades en Overwatch antes —como bien pueden confirmar un par de jugadores de los Vancouver—, y algunas llegaron a la temporada inaugural a hombros de leyendas. No obstante, lo que estamos presenciando es el origen de la primera gran rivalidad de la Overwatch League: entre los Titans, antiguos dioses que consumirían el mundo si los dejasen, y los Shock, que han certificado un cambio de jerarquía casi tectónico. El sábado, el duelo de semifinales entre los Vancouver y los New York Excelsior —otra gran plantilla en la historia de la liga— fue intenso e importante a su manera, pero fue como si llegara una fase tarde. Los Titans y los Shock pasarán a la historia de la temporada 2019, una temporada en la que son ellos, y no los Nueva York, ni los London, ni ningún otro equipo, los verdaderos jefes finales.

Nadie más podía disputar la final de la segunda fase. Y no podía ser otro equipo el que derrotase por primera vez a los Vancouver.

«Esa es la principal razón de que ahora parezca que somos los mejores: que ellos lo han sido durante mucho tiempo —declara el apoyo Grant «Moth» Espe—. Todos querían derrotarlos».

Ahora, los Shock saben que son el equipo a batir. Pero otros campeones de fase (incluidos los Titans) podrían decirles que conservar el título es una tarea mucho más ardua que ganarlo. Aun así, eso será un desafío para otra ocasión, después del All-Stars y de un merecido descanso. Por ahora, están satisfechos sabiendo que son el mejor equipo de la Overwatch League.

«Nuestro equipo no siempre ha sido el primero. Siempre quedábamos segundos, terceros o cuartos. Y la gente solía decir: "Son buenos, pero hay mejores equipos, como los NYXL o los Vancouver" —reflexiona Crusty—. Hoy hemos terminado con eso».

I, YOU, WE MADE IT. Thanks for all of the Fans, Staff, Players. I'm really proud of you guys. We learn lots of things from before stage and we made it this time. #RideTheWave #OWL2019

— Crusty (@ShockCrusty) May 12, 2019

Acompañadnos para el All-Stars 2019 de la Overwatch League el 15 y el 16 de mayo. La tercera fase comienza el viernes, 7 de junio, a la 01:00 CEST, con el enfrentamiento entre los San Francisco Shock (11-3) y los Atlanta Reign (7-7). Podéis ver los encuentros de la temporada 2019 en directo y a la carta en overwatchleague.com, la aplicación de la Overwatch League, nuestro canal de Twitch, MLG.com y la aplicación de MLG.