¿Cómo llegaste a Activision Blizzard y a la Overwatch League?

Llegué a los esports a través de los deportes tradicionales. Fundé una empresa de medios de comunicación deportivos que le vendimos a FOX Sports, donde acabé trabajando como vicepresidente ejecutivo del departamento digital. Parte de mi trabajo en FOX consistía en otear el horizonte para identificar a nuestros competidores y las oportunidades en que debía centrarse la empresa, y los esports eran una de las cosas a las que les dedicaba tiempo. Me engancharon mucho, así que hace unos tres años, cuando contactaron conmigo para unirme a Activision Blizzard, no dudé en venir a ayudarlos con el desarrollo de este nuevo negocio tan interesante.

Eres presidente y director ejecutivo de Activision Blizzard Esports Leagues. ¿Por qué decidiste asumir también el cargo de comisionado de la liga?

He estado muy involucrado en la Overwatch League desde que comenzó la fase de diseño, allá por 2016, y posteriormente me he dedicado a gestionar las actividades y operaciones de la liga. A lo largo de estos años, he desarrollado relaciones muy estrechas con los propietarios y me he familiarizado al máximo con el producto. Cuando quedó libre el puesto de comisionado, creímos que era importante designar a alguien con una amplia visión sobre los desafíos y oportunidades que le esperaban a la liga, además de las relaciones necesarias para que las cosas avancen con rapidez. Y al final resultó que esa persona era yo.

¿Cuáles son tus principales prioridades como comisionado?

Fans felices, propietarios felices, socios felices y empleados felices.

¿Cómo puede seguir ampliando su público la Overwatch League en un momento en el que hay tantas y tan magníficas opciones de entretenimiento para los consumidores?

Siguiendo en la línea que hemos trazado hasta ahora. La gente a la que le encanta el producto se lo cuenta a sus amigos, y espero que eso siga así. Además, nuestra implantación en los mercados locales el año que viene nos abrirá la puerta a un montón de nuevos aficionados que animarán no solo a un equipo, sino a su ciudad. Estoy deseando ver a todos esos fans en recintos de todo el mundo.

¿Qué diferencia a la Overwatch League de otros esports y de los deportes tradicionales?

Como pasa en muchos otros esports, nuestra liga es joven, global y plenamente digital. Al igual que muchos deportes tradicionales, contamos con una estructura y un formato de fácil comprensión. Sinceramente, creo que hemos tomado los mejores elementos de los esports y los deportes tradicionales y hemos creado algo completamente nuevo que está diseñado para durar muchísimo tiempo.

¿Qué es lo que esperas con más ganas del resto de la temporada 2019?

¡La gran final, por supuesto! El evento del año pasado en el Barclays Center fue uno de los mejores espectáculos en directo a los que he asistido en cualquier categoría de entretenimiento: música, deporte, esports... Sin embargo, creo que este año vamos a superarnos en Filadelfia.

¿Cómo crees que evolucionará la liga a partir de 2020, y, más en concreto, la cuestión de los encuentros en casa y fuera?

Como ya he dicho, integrarnos en los mercados locales nos dará acceso a muchísimos más fans y proporcionará un gran valor añadido a los propietarios. Tengo muchas ganas de ver cómo afronta cada uno de ellos la experiencia de los aficionados dentro y fuera del recinto. Nadie ha hecho nunca algo como esto, así que nadie sabe cuál es la mejor manera de entusiasmar a los fans para que acudan a apoyar a su equipo. Cada equipo probará cosas ligeramente distintas y todos ellos aprenderán del resto. La evolución requerirá un periodo de asentamiento de varios años, pero va a ser muy divertido verlo y formar parte de ello.

¿Qué visión tienes para el ecosistema competitivo general de Overwatch, incluidos Contenders y la Overwatch World Cup?

El Camino a la gloria es esencial para el éxito a largo plazo de nuestra liga. Gestionamos varios niveles de juego competitivo por debajo de la Overwatch League, y eso no va a cambiar. Contenders es la principal fuente de las futuras estrellas de la Overwatch League, mientras que la World Cup supone una oportunidad para que den el salto a la fama jugadores desconocidos, además de permitir que los aficionados de países sin un equipo en la Overwatch League animen a su selección nacional. Estoy muy orgulloso del trabajo que hemos realizado para afianzar el circuito competitivo de Overwatch a todos los niveles.

¿Qué es lo que más te gusta de Overwatch y qué crees que hace que la franquicia destaque?

Me encantan tanto la diversidad de héroes como la visión alegre, positiva, inclusiva y optimista de la Tierra del futuro que transmite el juego. También me gusta mucho que sea divertido en cualquier nivel de destreza, pero, al mismo tiempo, premie a quienes inviertan el tiempo necesario para llegar a ser muy buenos. No solo es el pilar sobre el que se levanta la Overwatch League, sino también un juego maravilloso, y me enorgullece y emociona estar ligado a él —y a las personas increíbles que lo crearon—.