El recuerdo más presente que Seong-Hyun “Jjonak” Bang tiene de su primera experiencia en el escenario de la Blizzard Arena de Los Ángeles no es la adrenalina, los nervios, su primer golpe de gracia ni nada relacionado al encuentro. Lo que más recuerda es haber sentido cómo la emoción de la multitud viajaba a través del suelo y alcanzaba a recorrer todo su cuerpo.

“Podías sentir las vibraciones en el suelo”, compartió.

Ese día, el jueves 11 de enero de 2018, no recibiría a Jjonak con una gran fanfarria, ya que él no se encontraba entre los jugadores más anticipados que participarían en la temporada inaugural. O al menos eso pensaba el público general. Esa clase de honores pertenecía a sus compañeros de New York Excelsior y otros compañeros de gran trayectoria profesional, quienes contaban con grupos de fanáticos ya consolidados. Entre tales estrellas se encontraba su ídolo, Je-Hong “Ryujehong” Ryu, jugador de apoyo de Seoul Dynasty.

Sin embargo, todo cambió rápidamente.

Al poco tiempo, Jjonak provocaría sus propios temblores y electrizaría a la multitud con cada orbe que lograba asestar en la cabeza de los oponentes, con cada Tracer enemiga que aplastaba en la retaguardia y con cada maniobra y disparo a distancia agresivos. El miércoles a la tarde, el primer día de las eliminatorias, Jjonak volvió a sentir aquellas vibraciones cuando subió al escenario ante un auditorio repleto y aceptó el trofeo de MVP de la Liga Overwatch.

Votación


Además del voto de los fanáticos de T-Mobile, un conjunto de entrenadores, comentaristas y personalidades de los medios nominaron a sus tres candidatos favoritos. Cada voto tenía un puntaje asignado: tres puntos para el primer puesto, dos para el segundo y uno para el tercero. A continuación presentamos el resultado de la votación:

Jjonak: 31-13-5 (124 puntos)
Fissure: 6-15-11 (59 puntos)
Carpe: 6-7-6 (38 puntos)

Lista completa de votos (PDF)

Los demás candidatos a MVP tenían lo suyo, como en el caso de Chan-Hyung “Fissure” Baek, quien fue el motor que impulsó a LA Gladiators durante la segunda mitad de la temporada. También hubo otras superestrellas de DPS con mérito suficiente como para merecer el título. Así y todo, nadie pudo igualar el revelador desempeño que Jjonak sostuvo durante toda la temporada regular. Como si eso fuera poco, nadie pudo revolucionar su rol tal como lo hizo Jjonak, quien alcanzó cifras con Zenyatta puntualmente que convirtieron el término “sanador” en una categoría prácticamente absurda.

En lo que respecta a su desempeño puramente ofensivo, Jjonak alcanzó una cifra de 6942 puntos de daño infligidos con Zenyatta cada 10 minutos, un 22.8% superior a la media de los jugadores de Zenyatta de la liga, mientras que su promedio de 5.08 golpes de gracia cada 10 minutos fue superior a sus pares en un 36.6%. Su participación en golpes de gracia también es algo para destacar: Jjonak contribuyó al 21.5% del daño de las eliminaciones, mientras que el promedio de la liga fue del 17.4%. Tal como el comentarista Mitch “Uber” Leslie señaló una vez durante una transmisión, “Jjonak nos está mostrando el verdadero potencial de Zenyatta. Es algo sumamente aterrador”.

Jjonak confesó que pensaba que el título de MVP se lo quedaría un jugador de DPS en lugar de un jugador de apoyo. Irónicamente, no es sorpresa encontrarse en una partida donde Jjonak inflige más daño que los jugadores de DPS gracias a su capacidad para lanzar ráfagas de orbes con una precisión mortífera. Si bien otros han estudiado e imitado este estilo de juego durante el transcurso de la temporada, al punto de que algunos han incluso conseguido replicarlo, los instintos de Jjonak y su conocimiento sobre el juego lo mantuvieron siempre en una categoría superior a los demás jugadores agresivos de Zenyatta.

Para ser sinceros, no existe una respuesta reveladora que justifique por qué Jjonak es tan bueno. Al igual que con la mayoría de los mejores jugadores del mundo, suele tratarse de una combinación de talento innato, confianza, incontables horas de práctica y un amor por el juego que sirve de combustible para alimentar la pasión por mejorar día a día.

“Es increíble cuánto juega a Overwatch”, comentó Andrew Kim, gerente de jugadores de NYXL. “Por ejemplo, luego de las finales de la fase 3, donde jugaron dos series seguidas al mejor de cinco y tuvieron que responder a las preguntas de los medios, Jjonak volvió a casa y se puso a jugar a Overwatch durante otras ocho horas. La gente suele preguntarle, ‘¿No estás cansado?’ o, ‘¿No quieres descansar?’, pero su respuesta es simplemente, ‘Jugar a Overwatch es como un descanso para mí’. Creo que esa filosofía es la que mejor define a Jjonak”.

El otro componente clave para el éxito individual de Jjonak ha sido la capacidad de NYXL para adaptar su estilo de juego principal a la destreza de este jugador con Zenyatta: el equipo le brindó protección y espacios de juego con Mercy y D.Va. Y los resultados quedan a la vista de todos, ya que Jjonak consiguió el segundo puesto entre los jugadores de Zenyatta, con apenas 4.88 muertes cada 10 minutos. Desde luego, esta estrategia evolucionaría, ya que para Hyeon-Sang “Pavane” Yoo, entrenador en jefe de NYXL, “era demasiado obvio que Jjonak estaba matando a todos”.

Esta tendencia ya se notaba desde los primeros días de Jjonak en el servidor coreano, donde se ganó su reputación antes de jugar para LuxuryWatch Blue, una de las organizaciones de Corea con mayor trayectoria. De más está decir que las expectativas dentro del equipo eran altas.

“Cuando lo convocamos, Jjonak era realmente famoso en el ámbito competitivo”, explicó Jong-Ryeol “Saebyeolbe” Park, capitán del equipo. “Jjonak alcanzó el puesto número uno de la tabla de clasificación muchas veces. Se decía que su habilidad con Ana era mejor que la de Ryujehong, de modo que su llegada al equipo fue como recibir al mejor sanador del mundo”.

Jjonak nunca tuvo la oportunidad de demostrar su talento en el torneo APEX, ya que LW Blue fue comprado a comienzos de la temporada 4 y se retiró de la competencia. Tal decisión implicó que su debut profesional no iba a suceder hasta el comienzo de la Liga Overwatch, ya que el jugador no cumpliría años hasta fines de diciembre, lo cual le impediría jugar en la pretemporada.

“Los jugadores sin experiencia suelen ponerse nerviosos. Por este motivo, estábamos un poco preocupados [por él]”, admitió Pavane. “Sin embargo, en este caso en particular ocurrió lo opuesto: ¡nuestros rivales comenzaron a ponerse nerviosos porque debían enfrentarse a Jjonak! Sabía que Jjonak sería nuestro factor sorpresa en la primera temporada: no había jugador que lo superara en su posición”.

Luego de seis meses de carrera profesional, Jjonak ha logrado superar no solo sus propias expectativas y las de sus compañeros de equipo y entrenadores, sino también los referentes de aquellos que lo han precedido. El título de MVP no es más que una reafirmación de ello. Hoy, Jjonak (y no Ryujehong o cualquier otro) es el rey de los orbes, el jugador a quien todos tomarán como referente, y a diferencia de aquel día de enero, ahora con solo escuchar su nombre, se desencadenan estruendosas ovaciones que provocan que el escenario vibre con la expectativa de su llegada.

Jjonak y Excelsior se enfrentarán al equipo clasificado en último lugar que avance a las semifinales el 18 de julio a las 19:00 h PDT (19 de julio a las 02:00 UTC), ¡y todavía hay boletos disponibles! Las eliminatorias completas serán transmitidas en vivo por Twitch, OverwatchLeague.com y la aplicación de la Liga Overwatch, así como por MLG.com y la aplicación de MLG.

M-V-P M-V-P M-V-PCongratulations to @JJoNakLove on being named the #OverwatchLeague's Most Valuable Player #MVP #OWL2018 pic.twitter.com/MK0Rd1DJ3v

- NYXL (@NYXL) July 12, 2018