Llegó la semana de Tácticas del juego tardío a Overwatch, en la cual daremos cierre a la serie de contenidos educativos que abarca todas las franquicias y que ya ha tratado otras etapas del juego durante las semanas de Jugadas iniciales y Tácticas del juego medio. En esta oportunidad, nos enfocaremos en las fases finales de cada mapa o partida, las cuales a menudo marcan la diferencia entre la victoria y la derrota. Luego de explicar el “C9” y detenernos en las cifras del tiempo extra, hoy analizaremos una caótica pelea de equipos final.

Las peleas de equipo en Overwatch son naturalmente caóticas: son una danza impredecible donde se inflige daño por doquier, se montan escudos de todo tamaño y forma y se lanzan olas de sanación que pueden llevar un enfrentamiento hacia cualquier dirección. Ahora que el meta se inclina por las combinaciones de triple apoyo y triple tanque, cada vez más a menudo se libran extensos combates con habilidades máximas, al punto de que a veces resulta difícil identificar con exactitud cómo un equipo ha ganado la pelea.

Tácticas del juego tardío: Cómo sacar provecho del tiempo extra

Analizamos las peleas de equipos durante el tiempo extra para descubrir cuáles fueron los jugadores y equipos de la Liga Overwatch que más se destacaron en el juego tardío.

Estas batallas cataclísmicas se vuelven aún más tensas hacia el final de un mapa, donde los pequeños detalles y las decisiones repentinas a menudo pueden inclinar la balanza a favor de uno u otro equipo. Un ejemplo reciente de dicho fenómeno fue el encuentro de semifinales entre Corea del Sur y Reino Unido en la Copa mundial de Overwatch 2018. A pesar de que el resultado final fue 2-0, el enfrentamiento estuvo muy reñido y presentó instancias de defensa decisivas en Rialto. El equipo de Reino Unido consiguió detener el avance ofensivo de Corea justo antes del punto B, lo cual le brindó la posibilidad de dar batalla en su propia ronda ofensiva para ganar el mapa y extender el encuentro.

Lo que acontecería más tarde sería un clarísimo ejemplo de la importancia del ritmo y la coordinación en equipo durante el juego tardío, sobre todo a la hora de recargar las habilidades máximas y utilizarlas en composiciones de triple apoyo y triple tanque.

A continuación presentamos la pelea completa, la cual comienza con la incursión del equipo de Reino Unido faltando 30 segundos:

Pan-Seung “Fate” Koo y Seong-Hyun “Jjonak” Bang ganaron los porcentajes finales necesarios para sus habilidades máximas durante los primeros 20 segundos utilizando Ataque ígneo y el clic izquierdo respectivamente. Al llegar a la pelea de equipos final, los equipos contaban con las siguientes habilidades máximas:

  • Reino Unido: Oleada de gravitones, Quebrantasuelos y Trascendencia
  • Corea: Quebrantasuelos y Trascendencia

El enfrentamiento inicial —a los 11 segundos aproximadamente— comenzó favorablemente para el equipo de Reino Unido, ya que el Azote de escudo de Finley “Kyb” Adisi interrumpió el Quebrantasuelos de Fate. A pesar de ello, Isaac “Boombox” Charles lanzó su Trascendencia de manera casi inmediata, quizás esperando que acertara el Quebrantasuelos. Mientras tanto, Michael “MikeyA” Adams utilizó inmediatamente Oleada de gravitones para atrapar a Corea en la cima de las escaleras, lo cual provocó que Jjonak utilizara su Trascendencia. Se utilizaron muchas habilidades máximas, pero no hubo muertes. He aquí la esencia de la composición de triple apoyo y triple tanque.

Luego de que ambos equipos intercambiaran habilidades máximas de sanación, hubo un período de pocos segundos donde Cameron “Fusions” Bosworth tuvo su Quebrantasuelos listo sin que hubiera una Barrera de sonido enemiga lista para contrarrestarlo. A pesar de ello, el jugador ya no se encontraba en las escaleras porque había sido empujado y no tuvo la posibilidad de utilizar su habilidad máxima. En lugar de replegarse, Corea se posicionó en la ofensiva: presionó a los británicos una vez que la pelea se trasladó al terreno bajo y dirigió toda su atención a Fusions. Cuando el británico utilizó finalmente su Quebrantasuelos, el jugador se encontraba con poca salud y Jjonak, quien se encontraba sin oposición en el terreno elevado, acabó con él.

La captura de pantalla anterior permite ver con claridad el momento en que Fusions es eliminado un instante antes de que Harrison “Kruise” Pond consiga recargar su Barrera de sonido por completo. A partir de allí, la situación se volvió complicada. Uno de los puntos más importantes fue que Fate consiguió otro Quebrantasuelos extremadamente rápido gracias a un certera Carga contra Kyb e intercambió su vida por la de MikeyA. Mientras tanto, Jae-Hyeok “Carpe” Lee había conseguido cargar con gran paciencia su propia Oleada de gravitones, la cual se convirtió en la jugada final que confirmó la victoria de Corea. Boombox quedó atrapado en ella, con un Zenyatta que había cargado un 96% su Trascendencia.

Si rebobinas el video, podrás ver que la pelea de equipos anterior fue exactamente idéntica: Carpe recargó Oleada de gravitones y la utilizó una fracción de segundo antes de que Boombox, su compañero de Philadelphia, tenga su habilidad máxima de sanación disponible. Auch.

Si revisamos la secuencia de acontecimientos, encontraremos que hay tres cosas que se destacan:

  • Corea forzó al equipo de Reino Unido a utilizar sus habilidades máximas en condiciones desventajosas (Boombox), o bien a conservarlas durante demasiado tiempo (Fusions).
  • Corea reconoció que debía eliminar a Reinhardt y a la vez mantener a su propio Lúcio a salvo para poder lanzar Barrera de sonido. Dicho plan de juego fue ejecutado a la perfección, mientras que Reino Unido lució indeciso a la hora de elegir a sus objetivos.
  • Jjonak demostró su inteligencia quedándose en la retaguardia del terreno elevado cuando el combate migró hacia la carga durante el tiempo extra. Por su parte, el equipo de Reino Unido no consiguió responder a la amenaza coreana de forma satisfactoria.

En el caos de las peleas de equipos finales, hasta los detalles más pequeños pueden marcar la diferencia, tal como nos ha enseñado Corea en su camino rumbo a su triplete.